Seguidores

domingo, 7 de abril de 2013

Puede que en algún momento pueda hacerse realidad, esas sensación que siento a veces de que estamos solos tú y yo. De que el mundo desaparece a nuestro alrededor y ahí en ese lugar en el que nos encontremos, da igual cual, en ese lugar se crea la magia mas maravillosa del mundo y cada caricia, cada beso, cada palabra, cada abrazo, crea un fuego invisible que va quemándolo todo a nuestro alrededor incluyéndome a mi, a mi corazón y a mi alma. Dejándome así vacía pero llena al mismo tiempo, llena de esas  palabras que me dijiste en ese lugar, de esos besos infinitos, de esos abrazos y esas caricias que nunca desearía que acabasen. Pero todo acaba ahí, y una vez fuera de ese lugar todos los besos, las caricias, los abrazos y las palabras quedan en el recuerdo, un recuerdo que va destruyéndome por dentro cada día que no te veo, cada día que no siento tus labios, tu piel, tu olor. 
Y puede puede que en algún momento pueda hacerse realidad esa sensación, pero por el momento tendré que seguir así, pensándote cada día, recordando cada momento, muriendo por dentro.

domingo, 24 de marzo de 2013

- Juguemos a un juego.
+¿A cual?
-Tú intentas robarme un beso si lo consigues ganas.
+¿Y que gano? 
-Otro beso
+¿Y si pierdo? 
-Por eso no te preocupes.

el universo en tus manos






sábado, 23 de febrero de 2013


-No puedo más. -Dijiste -Algo aquí dentro insiste, soy un barco varado…
+Perdóname, no entiendo eso que estás diciendo, dejemos todo claro.
-Cariño yo te quiero, pero por dentro muero mi estrella se ha apagado. Somos barcos varados


Y ahí caí profundo al hielo en un segundo, no hay nada más que decir, se queda conmigo esta nada.


+Vete tranquila sigue, busca otro mundo vive. Será mejor así. 

Se queda conmigo y me calla. Y me faltaron versos, asumo sigo preso. Algo más que decir: no puedo seguir si me faltas…


Y ahí quedo conmigo, un corazón dormido, dejando de latir, intenta seguir y se apaga...

miércoles, 30 de enero de 2013

Entre abrazo y abrazo sienpre hay espacio para el dolor, las discusiones, los llantos. Las miradas de rencor y las palabras de odio. Y cuando esas palabras llegan hasta el centro de tu alma tu cabeza pregunta bajito ¿De verdad merece la pena? mientras tu corazón grita LUCHA pero ya no quedan fuerzas para luchar el escudo pesa demasiado para seguir protegiéndote y ya no te queda aliento para respirar. Pero el corazón sigue gritando lucha lucha y a la cabeza ya no se le oye bajo los gritos del corazón.